ya tenemos 340 chistes

los chistes para niños más diver

En la calle grita un señor:
– ¡Socorro!
Otro señor que pasaba por allí le dice:
– ¿Puedo ayudarle en algo?
– No, estaba llamando a mi mujer que se llama Socorro.