ya tenemos 340 chistes

los chistes para niños más diver

Era tan pequeño, tan pequeño, que se encontró una canica y exclamó: «¡el mundo en mis manos!».