ya tenemos 340 chistes

los chistes para niños más diver

Era un médico tan tonto, tan tonto, que a los enfermos con paro cardiaco los apuntaba en la oficina de desempleo.